Documental revela cómo se consolidó el correísmo en Ecuador

Las maniobras políticas y publicitarias fueron los principales recursos de Rafael Correa

ecuador propagandia

Un documental que vale la pena ver para comprender los peligros del control estatal de los medios. (Propagandia)

Read in English.

La desesperación por no dejar el poder y no quedarse sin una coartada desencadenó una serie de artimañas por parte de Rafael Correa y sus secuaces con el fin de asegurar ventaja en las elecciones presidenciales del 2017 en Ecuador. Por más de una década, habían gobernado a su gusto mientras imponían verdades y ocultaban delitos a través de un aparato estatal de propaganda.

Carlos Andrés Vera, periodista y cineasta ecuatoriano, fue testigo del impetuoso abuso del poder político que Alianza País, en ese entonces aún liderada por Correa, ejerció luego de las elecciones. Como respuesta, Vera decidió documentar las irregularidades del escrutinio electoral mediante un largometraje denominado Propagandia que expone el mecanismo que utilizaró el partido de gobierno para mantenerse en el poder.

La censura y la represión, junto con una amplia e incluso perversa estrategia de marketing, le daban cada vez más fuerza al gobierno de Correa para que se propague en todos los ámbitos posibles. Por esa razón, ellos solamente contemplaban la posibilidad de ganar, así sea utilizando cada uno de los recursos que habían perpetuado a la Revolución Ciudadana hasta entonces.

En una entrevista para el medio digital ecuatoriano Plan V, Vera explica que “el documental va mostrando, cronológicamente, cómo se montó ese aparato y cómo ese aparato vio su cumbre en la última elección”. Cuando estuvieron a punto de perder y percibieron un riesgo real por primera vez, “ese aparato fue usado sin contemplaciones”.

Para lograr su cometido, no necesariamente acudieron a un fraude en el proceso electoral —aunque haya indicios, eso no ha sido comprobado y Vera no contaba con los medios suficientes para realizar dicha investigación—. Sin embargo, sí se plantearon un esquema de fraude y manipulación más amplio.

Designaron a dedo a las autoridades de las entidades implicadas en el proceso y modificaron el sistema electoral incorporando actualizaciones digitales y prescindiendo de veeduría independiente. Amenazaron y amedrentaron a personajes clave en la verificación del correcto proceso electoral, como Ruth Hidalgo, presidenta de Corporación Participación Ciudadana, la organización autónoma encargada del conteo rápido de votos.

Todavía con temor, ella cuenta cómo la perseguían y la observaban todos los días. Cada mañana cuando su hijo adolescente salía a esperar el bus para ir al colegio, veía dos carros con vidrios oscuros y sin placas estacionados frente a su casa. Tanto ella, sus familiares y más integrantes de esta organización recibieron amenazas de muerte. El pedido era que ellos secunden al gobierno en su intención de ganar a toda costa.

También alteraron los registros oficiales para elevar la deuda pública sobre el límite legal permitido, 40 % del PIB. Suprimieron la deuda pública interna del monto oficial y pidieron nuevos préstamos que elevaron la deuda real del país hasta un 52,54%. Con ese dinero, financiaron obras públicas en localidades identificadas estratégicamente para asegurar el apoyo de sus residentes en las elecciones.

Es claro, sin embargo, que eso no fue todo. Por un lado, Rafael Correa desestabilizó las instituciones y alteró el sistema político del país de acuerdo con la agenda de los socialistas del siglo XXI. Por otro lado, implementó tácticas propagandísticas similares a las del nacional socialismo europeo. De hecho, uno de los anuncios televisivos emula una propaganda nazi, en donde Hitler subía por una colina hasta llegar a lo más alto con el cielo despejado y una suave brisa.

Luis Eduardo Vivanco, exeditor de uno de los principales periódicos impresos del país y uno de los entrevistado para el documental, explica que “la verdadera política empieza cuando se apagan las luces”. Esa afirmación describe muy bien al gobierno que calló a los periodistas —incluso arruinando las carreras de algunos—, incautó medios de comunicación y llegó a tener a 29 medios bajo el mando del sector público.

Como periodistas, añade Vivanco, “había que trabajar al filo de la navaja para ser lo suficientemente críticos, pero no caer en demandas.” Con la creación de la Ley de Comunicación, conocida como la “ley mordaza”, y la Superintendencia de Comunicación, sin duda, los medios de comunicación y sus trabajadores fueron de los más afectados con la Revolución Ciudadana.

No obstante, quienes investigaron y denunciaron irregularidades dentro del gobierno y los opositores del régimen también se enfrentaron a situaciones complicadas y riesgosas. Guillermo Lasso, excandidato presidencial en 2017, fue víctima de manipulación mediática y de otras medidas violentas en su contra.

En el documental, Lasso narra cómo él y su familia fueron agredidos a la salida de un partido de fútbol de Ecuador para la clasificación al Mundial. Su guardaespaldas cuenta que impidió que uno de los atacantes le clave un puñal a Lasso.

Vera también hace mención de una serie de muertes que ocurrieron a lo largo de estos 10 años y que quedaron con dictámenes inconclusos o cabos sin resolver. El documental no ahonda en estos hechos por falta de evidencia, pero las investigaciones sobre el secuestro del activista político Fernando Balda que señalan a Correa como un supuesto sospechoso —y puesto que no asistió a una audiencia, la Corte Nacional de Justicia emitió orden de presión preventiva en su contra—, urge la necesidad de investigar a profundidad los demás casos.

Solamente una cadena de cines ecuatoriana transmitió Propagandia a nivel nacional. Al parecer, los socios de las otras cadenas prefieren evitarse disgustos por parte del gobierno de Lenin Moreno, el actual presidente de Ecuador.

Como mencionaron varios entrevistados en el documental, la orientación política actual y los resultados del nuevo gobierno todavía son inciertos. La política económica y exterior de Moreno son confusas, la deuda pública sigue creciendo, y algunos seguidores de Correa continúan ocupando inportantes cargos del Estado.

Por lo pronto, se respira aires de mayor libertad para los periodistas y las organizaciones civiles, y la administración de la justicia ha tenido campo para lograr un significativo avance en las investigaciones de los casos de corrupción relacionados a los gobiernos de Correa.

Paz Gómez
Paz Gómez is the Antigua Report policy analyst. She is cofounder and academic coordinator of Libre Razón, a liberal think tank in Quito, Ecuador. She holds a bachelor's degree in international relations and political science from San Francisco University of Quito, with a minor in translation. Follow @PazenLibertad.

Leave a Reply

*