Los espacios de coworking invaden América Latina

La región se integra a las tendencias mundiales para facilitar la creación de nuevos negocios

Quito, Ecuador: Los espacios de trabajo colaborativo promueven la colaboración entre profesionales y empresas para enfrentar dificultades actuales. (WorkingUp)

Read in English

Los espacios de trabajo colaborativo cada vez tienen más popularidad en las grandes ciudades del mundo, particularmente en aquellas donde la innovación tecnológica es el motor de la economía. Latinoamérica no es ajena a esta tendencia, los espacios de coworking se expanden y adaptan a las dinámicas de la región.

WeWork, una de las companías de coworking más famosas, ya ha notado las oportunidades de mercado en América latina. Hoy en día, cuenta con dos oficinas en Brasil, una en México, otra en Argentina y una más en Colombia. La start-up de siete años planea instalar hasta 10 espacios más para el 2018.

Los primeros espacios de trabajo colaborativo fueron creados para emprendedores y start-ups, pero WeWork abre sus puertas a todos, desde freelancers hasta los empleados de las multinacionales. Esta flexibilidad es justamente cómo la empresa ha logrado expandirse en América latina. Aquí las alternativas de menor costo son importantes y las empresas pequeñas y medianas son una fuerza económica mayor a la industria tecnológica.

Los espacios de coworking han facilitado la transición de la región hacia las prácticas contemporáneas globales de los negocios y los trabajadores, además de contrarrestar a los estereotipos tradicionales del ejecutivo y las empresas. Este nuevo diseño de oficina es incluso una opción adecuada para los nómadas digitales que visitan nuestros países; así evitan los arriendos, gozan de una buena conección a internet, y se ahorran de las bulliciosas cafeterías.

“El coworking es un espacio donde se puede trabajar, aprender, compartir y emprender. Es mucho más que solamente un espacio donde puedes poner en marcha tus ideas.” (workingup_ec)

En Ecuador, por ejemplo, estas iniciativas están proliferando, con cerca de 25 espacios en funcionamiento. WorkingUp, creada en el 2016, es uno de los más prominentes en Quito y ya cuenta con otra sede en Ambato y varias alianzas en otras ciudades.

Para Álvaro Freire, socio fundador de WorkingUp, este espacio permite a los profesionales independientes y pequeños empresarios acelerar su incursión en los negocios: “En WorkingUp creamos una comunidad de personas dispuestas a apoyarse mutuamente, sin ser necesariamente colegas de una misma empresa que comparten sus experiencias y conocimientos…. si a alguien le va bien, a toda la comunidad le va bien.”

Los mejores lugares de trabajo compartido ofrecen diferentes ambientes para que sus clientes tengan una experiencia de oficina distendida y al mismo tiempo profesional. En el mercado latinoamericano esto es un factor importante, pues aún se mantiene la formalidad en algunas profesiones, como derecho o ingeniería, más que en otras.

Las iniciativas de trabajo colaborativo son la puerta de entrada para nuevos negocios estables y sostenibles, capaces de dinamizar las economías de la región. Hasta ahora, han permitido principalmente que las naciones latinoamericanas se adapten a una fuerza de trabajo más fluida y alternativas de empleo más rentables.

Alexandra Veloz
Alexandra Veloz is an attorney based in Quito, a member of the Ecuadorian Bar Association, and the legal counsel for Antigua Report. She is a partner with AFN Abogados and a founding partner of Biz Legal. She specializes in business law: contract negotiation, offshore incorporation, international trade, insurance claims, and real estate. She holds a Juris Doctor from the University of the Americas, a Graduate Diploma in Corporate and Business Law from the Andean University of Simón Bolívar, and a Master of Conflict Mediation from Barcelona University in Spain. She is bilingual and studied English at Loyola University in New Orleans, Louisiana.

Leave a Reply

*